Skip to Content

Sensaciones inolvidables para gustos únicos

The Ritz-Carlton, Abama, situado en Guía de Isora en la costa suroeste de Tenerife, completa su extraordinario alojamiento con 3 nuevas suites de lujo, rodeadas de privilegiadas vistas y una exuberante vegetación, con amplias terrazas, jacuzzi y piscina privada en la Suite Imperial. Su diseño, amplitud y grandes ventanales permiten la entrada de luz natural en todos sus espacios, invitando al huésped a que se sienta parte de la naturaleza de la isla.

Una sensación de paz y tranquilidad que continua en el interior gracias a materiales naturales como la madera clara de roble, el lino de los tejidos o la rafia de las pantallas hechas a mano, una tendencia que se extiende por las esteras de coco en los suelos, los colores suaves de las pinturas ecológicas en las paredes y el suelo de mármol apomazado.

La iluminación, elemento importante de la atmósfera, permite al huésped durante el día, tamizar a gusto la luz natural que entra por los amplios ventanales, filtrada por delicados estores, y por la noche, deleitarse con luces indirectas de lámparas diseñadas por el maestro Miguel Milá, premio Nacional de Diseño.

Cuidando el diseño y el uso de materiales tradicionales, cada suite cuenta con mobiliario de la firma europea Artisan, así como piezas de firmas danesas de referencia como Fredericia Furniture, y un delicado papel de paredes, pintado a mano, de la firma Farrow and Ball.

La Suite Imperial es la joya de The Ritz-Carlton, Abama. Concebida en el piso más alto del resort, cuenta con todo lo imaginable: habitaciones de lujo con vistas envidiables, una sala de estar y comedor rodeada de ventanales con techos elevados y acceso a una extensa terraza con piscina privada, jardines y diferentes zonas de relax con el denominador común de vistas impresionantes sobre el Océano Atlántico y espectaculares puestas de sol.

Concebida en torno a los tradicionales jardines japoneses, la habitación principal de la Suite Real está ambientada con cerámica japonesa y decorada, en las paredes, con fupones: antiguos dibujos japoneses, resaltando siempre el uso de materiales naturales trabajados a mano, como el lino y la madera. Su amplia terraza con jacuzzi privado y vistas infinitas al Océano Atlántico y la Isla La Gomera.

Como contraste, la Suite Ritz-Carlton ofrece una serenidad clásica, gracias a las mezcla de muebles antiguos franceses con piezas de arte contemporáneo y tejidos naturales españoles. Su amplia sala de estar y su magnífica terraza con jacuzzi con vista sobre el Océano Atlántico, garantizan una estancia inolvidable.

Para más información http://www.ritzcarlton.com/en/hotels/spain/abama/