Skip to Content

Si busca un lugar tranquilo donde relajarse y desconectarse, la playa de Abama es el lugar ideal. Esta playa de arena dorada y de aguas azules, con dos piscinas naturales, un embarcadero y rompeolas, es una garantía de tranquilidad y descanso.

Enclavada junto a un acantilado coronado por verdes plantaciones, la playa de Abama ofrece uno de los mejores atardeceres de Tenerife, con el Océano Atlántico como escenario principal y la Isla de la Gomera en el horizonte.

Los huéspedes en The Ritz-Carlton, Abama podrán disfrutar el acceso directo hasta la playa a través de un funicular con vistas panorámicas o el tren privado, de uso exclusivo para ellos.

Además, nuestro restaurante Beach Club, ubicado justo al frente al mar, ofrece comida fresca y ligera, refrescos y cócteles que deleitarán hasta los paladares más exigentes.